Accidentes sexuales tras un trío casero sin control

Todos sabemos que los tríos caseros son una de las mejores experiencias sexuales que alguien puede tener… pero hay que vigilar porque:

La gran mayoría de las personas sexualmente activas que han realizado algún tipo de trío casero han vivido o sufrido algún accidente sexual. Algunos pueden ser embarazosos, otros hasta graciosos, pero otros pueden llegar a ser muy peligrosos. El sexo puede llegar a ser una actividad de alto riesgo si no se practica con seguridad. La mezcla de pasión, deseo, excitación del trío, junto con la adrenalina que vivimos durante estos tríos caseros compartiendo a nuestra esposa puede ser inolvidable, al menos durante un tiempo, si al final se logró el placer deseado…..pero ¡aysssssssss!…pobre de ti como esa mezcla te haga vivir momentos vergonzosos.

De la cama puedes acabar en la sala de urgencias del hospital y, claro, ¿cómo explicas al médico que tu pene sufre una fractura? o que el preservativo se ha perdido en medio de ese trío casero, dentro de alguna de estas dos vaginas (con la que te has montado tu trío soñado) y no hay forma de localizarlo, o que el desgarre del coño de tu mujer viene gracias a compartir a tu esposa con un negro de enorme polla. Y, ya para culminar: una botella de vidrio que no sabes cómo extraerla sin dañarte, al haberse producido el vacío, sea en el conducto anal o vaginal.
No voy a revolveros el estómago y que el desayuno os siente como un tiro, sin embargo, hay personas que a la hora de satisfacerse sexualmente no calculan bien los riesgos que existen a la hora de jugar con algunos objetos de uso frecuente. La pasión y el deseo hacen que perdamos el control y no pensemos en los riesgos que pueden surgir, y en aquí España, con los tríos, somos muy dados en no pensarlo dos veces.
Un florero se rompe y te cortas sin darte cuenta; la silla se rompe y acabas con una fractura en el coxis; o una cortina se viene abajo y te hace una brecha en la cabeza. Cuando practicamos sexo sin control suelen abundar los golpes involuntarios por un cambio de postura.
Cuando hablamos de sexo seguro no me refiero sólo al uso de usar el preservativo, sino a que no traspases ciertos límites que pongan en peligro la salud, como son los casos de las ataduras o las asfixias.
Hay posiciones sexuales que requieren de una gran destreza, flexibilidad e incluso acrobacia y puedes acabar con lesiones de éste tipo:
  • Lesiones en el pene. A veces es tanta la intensidad que los movimientos bruscos o el uso de determinadas prendas pueden originar desde rasguños leves, hasta fractura de los cuerpos cavernosos del pene (los dos cilindros que albergan el tejido eréctil).
  • Desgarre del frenillo. El frenillo es el tejido elástico que hay debajo del glande y cuya función es la de controlar los movimientos del pene, además de proporcionar placer en una relación sexual. Cuando el frenillo sufre un exceso de fricción con la vagina, puede llegar a desgarrarse, lo que ocasiona un enorme dolor e incluso una mini hemorragia. No os queda otra que cavar en el hospital para que le hagan una sutura.
  • Tirones musculares. Causadas, en su gran mayoría, por cargar de forma incorrecta a la pareja.
  • Calambres. Es muy común que se den, pues recuerden que el sexo hace trabajar muchos de los músculos del cuerpo, y llega un momento en donde el esfuerzo te pasa factura.
  • Raspón de rodillas y codos. Causadas por la fricción con alfombras o muebles. Además de rotura del tabique nasal, torcedura del cuello, hombros dislocados o dedos fracturados.
Otro problema menos común es la afección cardíaca por un esfuerzo físico durante un acto sexual intenso como el que requieren los tríos caseros. Además es muy peligroso mezclar sustancias como la Viagra con alcohol u otras sustancias ilegales, pues este cóctel puede hacer que sufras un desmayo en pleno acto sexual e incluso, en el peor de los casos, puede ser hasta letal.
Por último, hablamos de algunas prácticas masturbadoras que pueden acabar mal. Se trata de personas (hombres o mujeres) que llegan a urgencias con daños causados por el mal uso de botellas, vibradores, vegetales (zanahorias, pepino, berenjenas…) u otros objetos como desodorantes que se introducen en el ano o la vagina y después no pueden extraerse ellos mismos.
¿No saben que en mercado sexual hay infinidad de juguetes homologados pensados para gozar y no existe peligro alguno?
Disfrutemos de un verano sin ningún tipo de problemas y dedícate a hacer buenos tríos caseros amateurs, y si puedes grábalos para que nosotros los podamos subir en nuestra web 😉

no comment

Add your comment

Your email address will not be published.